Embarazo

Cómo las hormonas afectan su salud en tu boca

problemas dentales soy mama moderna

Esta semana conversamos con la Doctora Elisa Cartes, odontóloga, especialista en implantología y rehabilitación oral, un tema que está asociado a cómo afecta el embarazo y menopausia a nuestra salud bucal, tambien nos hizo una recomendación para evitar sus consecuencias.

 

La literatura nos menciona que en ciertos períodos de la vida de la mujer, los niveles de progesterona y estrógeno inciden en los riesgos de sufrir daños de las encías, ya que existe un incremento de la circulación sanguínea en las encías en la pubertad y embarazo. Durante la menopausia, estos cambios se manifiestan en una menor secreción de saliva, lo que favorece el cúmulo de un grupo de bacterias específicas que atacan la estructura dentaria y pueden dañar la encía, informa la Odontóloga de la Universidad de Chile, Dra. Elisa Cartes.

 

Los cambios en los niveles de progesterona y estrógeno están directamente relacionados con la salud bucal en el sexo femenino. En este contexto, los buenos hábitos de higiene oral pueden ser claves para prevenir daños en los tejidos periodontales o encías. Estos tejidos son los encargados de proteger y recubrir los dientes, los cuales pueden estar más expuestos a sufrir daños en ciertos períodos de la vida de la mujer.

 

“En dichas etapas, la mujer experimenta variaciones importantes en los niveles de progesterona y estrógeno. Por este motivo, las encías pueden tender a inflamarse o, incluso, sangrar, producto de la acumulación de placa bacteriana o restos de alimentos. Esto se puede prevenir con productos especializados como Parodontax, porque son cremas dentales que contienen flúor y altos niveles de bicarbonato de sodio, con un bajo nivel de abrasividad”, comenta la Odontóloga de la Universidad de Chile, Especialista en Implantología y Rehabilitación Oral, Dra. Elisa Cartes.

 

Cómo el embarazo altera mi salud bucal.

Durante la gestación, las variaciones en los niveles de estrógeno y progesterona producen la inflamación de los tejidos periodontales, la cual suele desaparecer luego del parto. Los cambios hormonales que se viven en el embarazo afectan los vasos sanguíneos de la encía, provocando una “gingivitis del embarazo o gravídica”, comenta la Dra. Cartes.

 

“Los cambios hormonales, los malos hábitos alimentarios y una higiene dental deficiente confluyen en un aumento de posibilidades de que la encía se dañe”, afirma la odontóloga.

Asimismo, la profesional asegura que el uso de anticonceptivos, los cuales están formados por hormonas sintéticas que simulan el estrógeno y progesterona, “podrían ser un elemento potencialmente dañino para las encías de las mujeres, asociado a una mala higiene bucal”. Estos daños se pueden ver con alteraciones a nivel de encías y la aparición de gingivitis provocada por fármacos.

*Menopausia* “En la medida en que nosotras vamos aumentando en edad, las secreciones también van disminuyendo, lo que favorece el cúmulo de un grupo de bacterias específicas que atacan la estructura dentaria y también pueden dañar la estructura aledaña, en este caso, la encía”, agrega Cartes. En la menopausia los niveles de estrógeno y progesterona disminuyen, produciendo una reducción en la densidad ósea y se observa asimismo una disminución en la secreción salival, llamada hiposialia.De esta forma, se presenta un aumento de posibilidades de tener caries radiculares, por lo que, según la profesional, es muy importante exacerbar los cuidados y el uso de cremas dentales específicas para evitar contraer enfermedades en las encías o las piezas dentales.