Alimentación

¿Cómo fomentar la vida saludable en los niños?

nuevo_alimento_soy_mama_moderna1

En Latinoamérica, Chile está en el primer lugar de obesidad infantil. Considerando que agosto es el mes de los niños, expertos  en nutrición nos entregan consejos para hacer de la alimentación y la actividad física un tema entretenido para los más pequeños de la casa. 

Agosto es el mes para celebrar a los niños, sin embargo, no se debe descuidar un tema tan importante como la alimentación saludable y la actividad física, sobre todo considerando que a nivel Latinoamericano, Chile lidera el ranking de obesidad infantil, según un estudio  publicado en el 2016 por el INTA. Este mismo informe advierte que en Chile el 70% de los niños va a ser obeso en el corto plazo.

 

“Entre las principales dificultades para incentivar a los niños a mantener una alimentación saludable se encuentra el concepto equivocado que tenemos los adultos sobre ella”, explica Alejandra Gómez, nutricionista de Clínica Origen, pioneros en nutrigenética en Chile a través de su tratamiento personalizado TuFit, que ahora también cuenta con un programa especialmente diseñado para niños.

 

Sin embargo, la especialista recalca que cuando los niños son pequeños es el mejor momento de formar hábitos de alimentación saludable, así como también de actividad física, que perduren durante toda la vida, “esto implica tener claro que no es prohibir cierto tipo de alimentos a los niños, sino más bien tenerles disponibles de forma diaria alimentos sanos y dejar para ocasiones especiales como cumpleaños o un día de fin de semana alimentos que son menos saludables  como galletas, dulces o papas fritas”.

 

Por ello, para promover la alimentación saludable en niños, la especialista de TuFit, entrega algunos consejos:

 

1.-Los padres: Los expertos aseguran que una de las cosas más importantes es que los padres les den el ejemplo a sus hijos, incluso en temas de alimentación, “por ejemplo, si un niño ve consumir a sus padres diariamente frutas y verduras, probablemente él también comerá esos alimentos”, explica Gómez.

 

2.-Que  los niños puedan acceder fácilmente a los alimentos saludables: “Tener en casa alimentos sanos como frutas y colaciones saludables provocará que ellos tengan acceso a estos alimentos y no a otros cuyo consumo excesivo les puede provocar problemas a su salud”, explica la nutricionista.

 

3.-Preparaciones atractivas: Que la comida tenga presentaciones entretenidas para ellos, es decir, utilizar distintos tipos de cortes, texturas y colores. “De esta manera, despertaremos su interés por consumir alimentos que sean beneficiosos para ellos”, dice Alejandra.

 

4.-Sin imposiciones: Considerar que debe haber un proceso de enseñanza al niño, sobre qué alimentos son más sanos para él, y que eso lo  lleve a su elección. Es decir, no debe ser una permanente imposición.

 

5.-Horarios y comidas: Como familia se debe respetar los horarios y lugares de alimentación en el hogar, para que sea un momento de encuentro familiar sin la presencia de la televisión. Esta rutina le ayudará al niño a saber que es la hora de comer y no de hacer otra cosa.

 

6.-Invitarlos a participar en la compra y preparación de los alimentos: “La idea es hacerlos sentir protagonistas de su alimentación, contribuyendo con esto a un momento en que la familia se reúne”, asegura la nutricionista.

 

7.-Premios: No hay que utilizar la comida como premio. Lo mejor es el refuerzo positivo a través de las palabras, como una felicitación, o bien premiar con alguna actividades de su interés, como un juego en conjunto que fomente la actividad física.

 

8.-Comidas principales: Los niños deben consumir al menos cuatro comidas principales (desayuno, almuerzo, once y cena). Además, si van al colegio se recomienda que lleven una colación saludable como por ejemplo fruta o  un lácteo bajo en grasa. “El principal objetivo de esto es evitar que coman a deshora alimentos poco saludables”, explica Gómez.

 

9.-Cantidades: La porciones para los niños deben ser más pequeñas que las de los adultos. “Como un ejemplo práctico podríamos decir que las porciones de los niños deben ser del tamaño del puño de este”.

 

10.-Actividad física: Según la OMS, los niños deberían realizar actividades aeróbicas mínimo 60 minutos diarios. Por ello, la kinesióloga de Clínica Origen, María Jesús Lama, recomienda realizar juegos o actividades lúdicas y entretenidas. “En  invierno, por ejemplo, podrían aprovechar de realizar actividades que presentan las municipalidades, como ir a la pista de patinaje en hielo.  También pueden subir algún cerro con la familia cuando sale el sol, ir a esquiar o jugar en la nieve, piscinas temperadas, entre otras cosas”, explica la especialista. No olvidar tener cuidado con los cambios de temperatura, abrigarse, y cubrirse  boca y nariz. Es importante recalcar que hacer actividad física es uno de los métodos preventivos más eficientes contra muchas enfermedades, incluyendo el síndrome metabólico, que comprende varios factores de riesgo para desarrollar una enfermedad cardiovascular, entre ellos la obesidad abdominal, diabetes de tipo II e hipertensión arterial.